Buscar

ALZHEIMER Y EL SISTEMA ENDOCANNABINOIDE

El CBD, el THC y otros cannabinoides son prometedores para tratar la neurodegeneración y mejorar la función cognitiva.


Existen muchos paralelismos entre el cannabis y los psicodélicos. Entre ellos están los diversos efectos terapéuticos para los que se están investigando ambas clases de drogas, desde la lucha contra el dolor y la inflamación hasta la ayuda en el tratamiento de algunos trastornos psiquiátricos. También en la lista: La enfermedad de Alzheimer, la más común de las enfermedades neurodegenerativas, que afecta a 6,2 millones de estadounidenses. (La siguiente más frecuente es la enfermedad de Parkinson, con 1,2 millones).


Los cannabinoides pueden ser buenos candidatos para tratar la enfermedad de Alzheimer

En el frente psicodélico, un artículo de revisión publicado el año pasado en la revista Frontiers in Synaptic Neuroscience (1) presenta un sólido argumento a favor del LSD y la psilocibina como posibles tratamientos para esta enfermedad progresivamente discapacitante. Un estudio que se está llevando a cabo en el Centro de Investigación Psicodélica y de la Conciencia de la Universidad Johns Hopkins y otro publicado en 2019 (2) por la empresa de medicina psicodélica Eleusis señalan un serio interés por el Alzheimer entre los pesos pesados del sector.


Y en el mundo de la ciencia del cannabis, la planta ha sido estudiada como un tratamiento potencial para la enfermedad de Alzheimer desde al menos a principios de siglo. Hoy en día, el interés por el tema es mayor que nunca. La editorial científica Frontiers publicó recientemente una convocatoria de artículos sobre "la orientación del endocannabinoidioma en los trastornos neurodegenerativos", reconociendo el tema como un "área de investigación importante". (El término "endocannabinoidoma" se refiere al sistema endocannabinoide ampliado, incluyendo mediadores, enzimas y objetivos moleculares adicionales).


Sólo en septiembre de 2021, aparecieron tres artículos en la literatura científica que resumen gran parte de lo que se sabe sobre la enfermedad de Alzheimer y el sistema endocannabinoide.


CBD PARA EL ALZHEIMER


Un artículo publicado en la revista Brain Sciences (3) revisa cómo el sistema endocannabinoide (ECS) puede estar involucrado en el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer - y cómo el cannabidiol (CBD) y otros cannabinoides pueden ser utilizados para ayudar a tratarla. La discusión es bastante técnica, pero aquí están los puntos destacados por los autores de lo que sugiere la ciencia de las últimas dos décadas:


  • Los análisis postmortem han revelado cambios en varios componentes del SCE en los cerebros de los pacientes de Alzheimer. La expresión de los receptores cannabinoides CB1 está disminuida, mientras que la expresión de los receptores CB2 está notablemente aumentada en la corteza frontal o parahipocampal, "probablemente de forma dependiente del tiempo".

  • El aumento de la expresión de los receptores CB2 es pronunciado en y alrededor de las placas amiloides (agregados de proteínas anormalmente configuradas que se consideran un sello distintivo de la enfermedad de Alzheimer y del deterioro cognitivo), lo que indica una correlación entre el SCE y la deposición de placas.

  • La expresión de las enzimas FAAH [amida hidrolasa de ácidos grasos] y MAGL [monoacilglicerol lipasa] -que metabolizan los endocannabinoides anandamida y 2-Araquidonilglicerol (2-AG), respectivamente- aumenta en los cerebros de los enfermos de Alzheimer. También lo hace la expresión de una tercera enzima clave, la DAGL [diacilglicerol lipasa], que sintetiza el 2-AG.

  • Dados los efectos moduladores de los cannabinoides en el SCE, los cannabinoides pueden ser buenos candidatos para tratar la enfermedad de Alzheimer. Los ensayos clínicos ya han informado de que los cannabinoides podrían ser útiles para reducir algunos síntomas en pacientes con Alzheimer o demencia.

Aunque tanto el THC como el CBD son prometedores en este sentido y se sabe que son neuroprotectores, "los efectos psicotrópicos concomitantes del THC plantean un problema", escriben los autores. (Los efectos intoxicantes del THC están mediados por el CB1, aunque el compuesto también se une al CB2; el CBD no tiene una fuerte afinidad por ninguno de los dos). En consecuencia, el CBD ha atraído cada vez más atención por su potencial terapéutico.


DIRIGIRSE AL RECEPTOR CANNABINOIDE 2 PARA TRATAR LA DEMENCIA


Una segunda revisión reciente, publicada en el Journal of Neuroscience Research (4) a principios de septiembre, adopta un enfoque ligeramente diferente. En lugar de centrarse en los cannabinoides de las plantas, se basa en muchos de los mismos factores que relacionan el SEC con la enfermedad de Alzheimer para argumentar a favor de dirigirse selectivamente a CB2 (que no interviene en los efectos psicotrópicos) a la hora de desarrollar nuevos fármacos para tratar el Alzheimer y otras enfermedades relacionadas.


"En el tratamiento de las enfermedades neurodegenerativas, los agonistas CB2 han mostrado resultados prometedores", escriben los autores de la India. (Un "agonista" activa un receptor y hace que emita señales, mientras que un antagonista bloquea el receptor). "Las pruebas experimentales sugieren que pueden ser útiles en el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer al reducir la inflamación, la hiperfosforilación de tau, la agregación de beta-amiloide, [y] el estrés oxidativo, y mejorar la función cognitiva".


El documento cita numerosos ejemplos de agonistas CB2 selectivos desarrollados y probados para tratar el dolor, la artritis, la inflamación y otras afecciones por empresas como GlaxoSmithKline, Glenmark Pharmaceuticals, Corbus Pharmaceuticals y Eli Lilly. Sin embargo, hasta ahora los científicos médicos no han sido capaces de convertir los ensayos clínicos en fase inicial con agonistas CB2 en productos farmacéuticos viables y clínicamente eficaces.


ALZHEIMER Y MICROBIOTA INTESTINAL


En los últimos años, el microbioma intestinal se ha revelado como un fascinante protagonista de la salud y las enfermedades humanas. Las alteraciones de este sistema se han asociado a una amplia gama de resultados adversos, como la obesidad, el cáncer y (lo han adivinado) los trastornos neurodegenerativos como el Alzheimer y el Parkinson.


Las interacciones entre el microbioma intestinal y el sistema endocannabinoide se abordan con menos frecuencia en los informes populares. Como se explicó en un artículo del 2021, el SEC sirve como una especie de puente entre las bacterias residentes y el propio cuerpo, incluido el cerebro, transmitiendo señales de ida y vuelta dentro de esta relación simbiótica y mutuamente beneficiosa.


En una reciente revisión de la revista Life (5), un equipo de investigadores italianos utiliza esta misma metáfora para conceptualizar cómo el SEC puede ser clave en la mediación de la conexión entre la disbiosis de la flora intestinal y la fisiopatología del Alzheimer. Los investigadores sugieren que los dos sistemas que interactúan pueden servir de "denominadores comunes" en la enfermedad. "La superposición de las funciones del sistema encodcannabinoide y del microbioma... sugiere que un enfoque novedoso, como la modulación del microbiota a través del SEC, podría ofrecer nuevas perspectivas terapéuticas para el tratamiento del Alzheimer", concluyen.


Nate Seltenrich, periodista científico independiente afincado en el área de la bahía de San Francisco, cubre un amplio abanico de temas, como la salud medioambiental, la neurociencia y la farmacología.



NOTAS

  1. https://www.frontiersin.org/articles/10.3389/fnsyn.2020.00034/full

  2. https://doi.org/10.1007/s00213-019-05417-7

  3. https://www.mdpi.com/2076-3425/11/9/1211/htm

  4. https://onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1002/jnr.24933

  5. https://www.mdpi.com/2075-1729/11/9/934


17 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo