Buscar

AUTISMO, CANNABINOIDES RAROS Y SISTEMA ENDOCANNABINOIDE

Informando desde la primera línea de la ciencia del cannabis.


Entre las múltiples afecciones de salud mental que se están investigando por su conexión con el sistema endocannabinoide, el trastorno del espectro autista puede ser una de las más intrigantes. Durante años, los investigadores han estudiado el tratamiento de los síntomas del autismo con CBD y otros cannabinoides. Y han investigado muchos vínculos aparentes entre el autismo y varios aspectos de la función del sistema endocannabinoide.


Aunque el campo es aun relativamente joven, ya se han establecido algunos puntos clave. Una revisión publicada en mayo de 2021 concluyó que "el cannabis y los cannabinoides pueden tener efectos prometedores en el tratamiento de los síntomas relacionados con el trastorno del espectro autista, y pueden utilizarse como alternativa terapéutica en el alivio de esos síntomas."


Un mes más tarde, un artículo publicado en Autism Research describía un estudio en el que se analizó el comportamiento social y la comunicación de ratones machos y hembras que carecían del receptor cannabinoide CB1, dos áreas clave en el trastorno del espectro autista (TEA). Los investigadores observaron que estos ratones "mutantes" vocalizaban y se comportaban de forma diferente a los ratones normales de control.


"Nuestros resultados muestran que la pérdida de este receptor provoca varios cambios en el comportamiento social y la comunicación tanto durante el desarrollo temprano como en la edad adulta, apoyando así el papel del sistema endocannabinoide en estos dominios conductuales del TEA", concluyen los autores.


CBDV: HACIA LO NEUROTÍPICO


Este año se han publicado más de dos docenas de artículos sobre el autismo y el cannabis o los cannabinoides. En julio, la revista Molecular Autism presentó pruebas de que la administración de cannabidivarina (CBDV), un análogo de propilo del CBD que también se encuentra en la planta de cannabis, puede modular la conectividad funcional en el estriado hacia lo "neurotípico".


El estriado es una parte de los ganglios basales que desempeña un papel fundamental durante el desarrollo. Investigaciones anteriores de algunos de los mismos autores con sede en el Reino Unido y Estados Unidos establecieron que tanto el CBD como el CBDV afectan a la función cerebral de los ganglios basales de forma diferente entre los que padecen el trastorno del espectro autista y los que no.


El nuevo artículo amplía ese vínculo aún más a la conectividad funcional, una medida de correlación en la actividad cerebral que puede evaluarse mediante imágenes de resonancia magnética funcional (IRMf). Los autores explican que una conectividad funcional atípica en el cuerpo estriado puede contribuir a múltiples síntomas del TEA.


Los estudios futuros podrían acercar la ciencia al mundo real determinando si la modulación de la conectividad funcional en el estriado se asocia con un cambio significativo en los síntomas.


CBC Y CÁNCER DE VEJIGA

Hablando de los llamados cannabinoides "menores", un estudio reciente publicado en la revista Molecules destaca el posible valor clínico del cannabicromeno (CBC), un curioso fitocannabinoide menor presente en pequeñas cantidades en muchas variedades de cannabis.


Investigadores de Israel se propusieron identificar los compuestos del cannabis y sus combinaciones que presentan citotoxicidad contra el carcinoma urotelial de vejiga, el cáncer más común del sistema urinario. Mediante un ensayo para comprobar la toxicidad celular de varios extractos de cannabis y una cromatografía líquida de alto rendimiento para identificar el contenido químico de los extractos, los científicos determinaron que el extracto más activo contenía CBC y THC.


Sus resultados preclínicos, publicados en enero de 2021, indican que el CBC y el THC juntos, así como el CBD por sí solo, inhibieron la migración celular e indujeron la muerte celular en células de carcinoma urotelial.


CANNABINOIDES DE PLANTAS RARAS


El cannabis no es la única planta que contiene cannabinoides útiles. En un artículo de revisión en la revista Plants, investigadores de la India y Polonia escriben sobre la presencia y la biosíntesis de una amplia gama de fitocannabinoides menos conocidos en hongos (ácido grifólico ácido cannabiorcroménico), hepáticas (ácido lunular, vittatina), rododendro (ácido daurichroménico, ácido rododaurichroménico) y plantas con flores de los géneros Glycyrrhiza y Helichrysum (amorfrutina, bibencil-CBG).


Aunque se encuentran en la naturaleza en cantidades mínimas, se sabe que estos cannabinoides ayudan a las plantas a aliviar el estrés abiótico, como el frío, el calor, la luz excesiva y la radiación UV, y a protegerlas de los patógenos y de ser comidas, escriben los autores. Y como estos compuestos también poseen otras propiedades terapéuticas, antibacterianas y antimicrobianas, son potencialmente útiles para tratar enfermedades humanas.


Los autores concluyen que una mejor comprensión de su síntesis natural en las plantas puede proporcionar información sobre cómo estos compuestos pueden reproducirse y producirse a una escala suficiente para su uso clínico.


Nate Seltenrich, periodista científico independiente afincado en el área de la bahía de San Francisco, cubre un amplio abanico de temas, como la salud medioambiental, la neurociencia y la farmacología.

34 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo