Buscar

DISBIOSIS INTESTINAL, DEPRESIÓN Y SISTEMA ENDOCANNABINOIDE


¿Qué puede decirnos un experimento de trasplante fecal sobre nuestra salud?


Dentro de cada uno de nosotros viven cientos de especies de bacterias que componen el microbioma intestinal, lo que tiene un gran impacto en nuestro bienestar, afectando muchos procesos fisiológicos, incluida nuestra inmunidad, metabolismo y función neurológica. Los científicos médicos han demostrado que un desequilibrio en el microbioma intestinal, conocido como disbiosis, puede provocar depresión y otros efectos adversos para la salud. Pero las vías moleculares específicas que relacionan la disbiosis intestinal con los trastornos del estado de ánimo son todavía un territorio desconocido.

 

La señalización del receptor CB1 produce efectos antidepresivos al estimular la neurogénesis en el hipocampo.

 

Un informe reciente de científicos franceses en Nature Communications (Chevalier, 2020) abre nuevos caminos al explorar cómo el sistema endocannabinoide media el impacto de la microbiota intestinal en el estado de ánimo y la función cerebral. Este artículo se basa en investigaciones previas sobre la fisiopatología de la depresión que se centra en los cambios en el hipocampo, un área del cerebro donde se concentran los receptores de cannabinoides (CB1).

Los receptores CB1 regulan la neurogénesis, la creación de nuevas células cerebrales, en el hipocampo. Y la reducción de la neurogénesis del hipocampo en el cerebro adulto se considera un sello distintivo de la depresión clínica.

Varios estudios indican que la activación de la señalización del receptor CB1 produce efectos antidepresivos al estimular la neurogénesis en el hipocampo. El tetrahidrocannabinol (THC) y el cannabidiol (CBD) son compuestos neurogénicos que promueven la formación de neuronas en el cerebro adulto. El ejercicio físico también estimula la neurogénesis al preparar el sistema endocannabinoide, mientras que el estrés crónico tiene el efecto contrario.

Se ha demostrado que el estrés crónico, un factor de riesgo para muchas enfermedades, disminuye la señalización de cannabinoides y la neurogénesis en el cerebro. Las alteraciones en la composición de la microbiota intestinal después del estrés crónico también están bien documentadas.

CACA DE RATÓN

En un esfuerzo por arrojar luz sobre los mecanismos por los cuales el estrés crónico induce disbiosis, los investigadores del Instituto Pasteur en París trasplantaron microbiota intestinal de un ratón deprimido y estresado a ratones ingenuos y sin estrés. Los ratones ingenuos que recibieron el trasplante fecal se volvieron ansiosos y exhibieron un comportamiento depresivo, al igual que el ratón donante.

Además, el trasplante fecal disbiótico del ratón con estrés crónico resultó en una reducción de la neurogénesis en el hipocampo del ratón receptor. Y la reducción de la neurogénesis del hipocampo adulto se asoció con una desregulación del sistema endocannabinoide en el cerebro del roedor receptor. Estos cambios no se observaron en los animales de laboratorio que recibieron un trasplante de “microbiota de control” de un ratón normal sin estrés.

Investigando más, los científicos franceses descubrieron que el trasplante fecal disbiótico alteró el metabolismo de los ácidos grasos de los ratones receptores, lo que provocó una «disminución sistémica de los precursores endocannabinoides».

Específicamente, los investigadores identificaron una escasez de compuestos de diacilglicerol (DAG), que son un componente esencial del 2-AG [2-Araquidonoyglicerol], el endocannabinoide más prevalente en el cerebro y el cuerpo.

«En el hipocampo, observamos una disminución de 2-AG» en ratones que recibieron el tras-plante fecal disbiótico «pero no con microbiota de control», según el equipo francés, que señaló que los niveles séricos de DAG «se correlacionaron inversamente con la gravedad de comportamientos parecidos a los depresivos «. DAG reducido significa menos 2-AG, menor actividad de los receptores cannabinoides y trastornos del estado de ánimo más intensos.

El experimento de trasplante fecal demostró que «la microbiota intestinal [es] suficiente para iniciar un ciclo de retroalimentación patológico para los trastornos depresivos al dañar el sis-tema endocannabinoide en el hipocampo, una región del cerebro fuertemente involucrada en el desarrollo de síntomas depresivos». PRECURSORES LACTOBACILLI Y ENDOCANNABINOIDES

Los investigadores médicos han identificado cambios clave en el microbioma que contribuyen a la disbiosis intestinal. Los datos de transferencia fecal que involucran ratones revelaron que las «perturbaciones de la composición bacteriana intestinal inducidas por el estrés se caracterizaron por la pérdida de lactobacilos, una alteración que se mantuvo después del trasplante de microbiota a huéspedes ingenuos». Más allá de los modelos animales, la disbiosis de la microbiota intestinal caracterizada por una baja frecuencia de lactobacilo también se ha detectado en humanos deprimidos.

 

Las alteraciones en la composición de la microbiota intestinal después del estrés crónico están bien documentadas.

 

El siguiente paso fue obvio: determinar si el tratamiento probiótico con Lactobacilli mejoraría el comportamiento depresivo en ratones que recibieron un trasplante fecal disbiótico. Efectivamente, eso funcionó. Se demostró que una cepa de Lactobacillus alivia la ansiedad y la depresión inducidas por la microbiota al tiempo que aumenta los niveles cerebrales de endocannabinoides y la neurogénesis del hipocampo. “Hemos descubierto que uno de los mecanismos por los que los lactobacilos promueven estos efectos es mediante la regulación de la biodisponibilidad de los precursores endocannabinoides”, afirma el estudio francés.

Este hallazgo agrega una nueva dimensión al importante cuerpo de literatura científica, que demuestra que «el tratamiento con lactobacilos, así como la administración de otros probióticos, son beneficiosos para reducir significativamente las puntuaciones de depresión y ansiedad en los pacientes».

Es razonable suponer que, además de la intervención probiótica, una dieta rica en compuestos precursores de endocannabinoides, como el ácido araquidónico, elevará los niveles de 2-AG en el cerebro. La leche y la carne son fuentes ricas en ácido araquidónico, que se combina con DAG para crear 2-AG. (Lo siento, veganos, pero eso es lo que dice la ciencia). El 2-AG activa los receptores cannabinoides CB1 en el cerebro, y esto produce efectos ansiolíticos y antidepresivos al modular la neurogénesis del hipocampo en personas y animales de laboratorio. UN CAMINO CLAVE

Por supuesto, existen otras formas de mejorar el tono de los cannabinoides. El consumo de cannabis rico en resina es una opción popular y probada. Pero este no fue el enfoque del estudio francés, que identificó lo que parece ser una vía clave que vincula la disbiosis de la microbiota con los trastornos del estado de ánimo.

“En resumen”, concluyen los autores, “nuestros datos muestran que la disbiosis de la micro-biota inducida por el estrés crónico afecta el metabolismo de los lípidos y la generación de endocannabinoides, lo que provoca una disminución de la señalización en el sistema endocannabinoide y una reducción de la neurogénesis adulta en el hipocampo … Porque pudimos interrumpir este ciclo de retroalimentación patológica mediante la administración de ácido araquidónico o una cepa probiótica de Lactobacillus, nuestro estudio apoya el concepto de que las intervenciones dietéticas o probióticas podrían ser palancas efectivas en el arsenal terapéutico para combatir los síndromes depresivos asociados al estrés «.

Martin A. Lee es autor de Smoke Signals: A Social History of Marijuana - Medical, Recreational and Scientific.

15 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo