Buscar

SEXO: QUIERO DESEARLO

Las mujeres de cierta edad recurren al cannabis para reavivar su mojo sexual.


En un ensayo ya famoso en Salon, la escritora Anne Lamott describió la libido de las mujeres que pasan de los cincuenta años: "A ninguna de ellas le importaría volver a echar un polvo, incluso cuando están en buenos matrimonios. Lo hacen porque el hombre quiere. Lo hacen porque hace que los hombres les gusten más, y se sientan cercanos durante un tiempo, pero sobre todo a las mujeres les encanta porque consiguen tacharlo de su lista de cosas pendientes. Significa que tienen un pase por una semana o dos, o un mes". Continuó. "No está en las listas de tareas de las mujeres. Siento tener que decirte esto".


Durante las semanas siguientes a la publicación del artículo, Lamott recibió apasionados comentarios de hombres y mujeres. Algunos se enfadaron con su descripción. Otros estaban de acuerdo con ella. Muchos de los comentarios se encontraban en un punto intermedio. Son interesantes no sólo por la diversidad de opiniones, sino por la forma en que iluminan la complejidad del tema. Sexo caliente en los años dorados: ¿es la vida real o es sólo una fantasía?


CUANDO LA LUZ DEL SEXO SE OSCURECE


Al enfrentarse a los cambios de los años peri y posmenopáusicos, no es de extrañar que muchas mujeres se cierren en banda a su vida sexual. La avalancha de síntomas puede resultar realmente poco sexy. La disminución de los niveles de hormonas sexuales, como el estrógeno (responsable no sólo de mantener la jugosidad y la sensibilidad de nuestras delicadas regiones inferiores, sino también de ayudar a mantener nuestro estado de ánimo estable, nuestro sueño reparador y nuestro cerebro agudo) y la testosterona (asociada a encender el motor del amor y mantenerlo en funcionamiento), pueden contribuir a la sensación de que estamos intentando desesperadamente que las cosas funcionen mientras nos faltan algunas partes esenciales.


"El cannabis puede ayudar a controlar algunas de las manifestaciones fisiológicas de la menopausia, como el insomnio, el dolor e incluso los sofocos y los sudores nocturnos".

Mientras que en los días de antaño nuestra libido nos habría ordenado arrancarnos la ropa y saltar a la batalla, ahora se ha reducido a gemidos apenas perceptibles. Nuestras flores, antes exuberantes y carnosas, se han transformado en frágiles alhelíes del desierto. Esa hambre caliente que dimos por sentado todos esos años (y que quizá no apreciamos del todo) ha hecho las maletas y se ha marchado de la ciudad.


A este escenario, ya de por sí complicado, se añade la realidad de que, si una mujer no tiene interés en el sexo, el DSM-V (Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, quinta edición) le endilga el dudoso diagnóstico de "trastorno de la excitación sexual femenina" sin ofrecerle mucha ayuda. Los tratamientos convencionales suelen medicalizar la situación con antidepresivos como los ISRS, pero estos fármacos pueden dificultar o incluso imposibilitar el clímax. Por otra parte, con algunos de estos medicamentos puede que ni siquiera te importe volver a tener relaciones sexuales.


La terapia hormonal puede ayudar a algunas personas, pero no es la panacea y no es adecuada para todos. El fármaco Bremelanotide, recetado para la falta de libido, ha mostrado algunos resultados positivos, pero también puede aumentar la presión arterial y tiene una incidencia estadísticamente alta de provocar náuseas (nada sexy) e hiperpigmentación. Los lubricantes y las cremas pueden calmar y rellenar los tejidos secos, pero ¿qué puede humedecer un desierto de deseo crujiente y seco?


"EL CAMBIO"


Aunque muchas mujeres se sienten menos enamoradas del sexo, no están dispuestas a renunciar a él por completo, pero "el cambio", como se suele llamar a la menopausia, sigue siendo un pequeño y sucio secreto del que pocas se sienten cómodas hablando. Toda esta traición biológica conlleva vergüenza. Está el envejecer, con todas las molestias, vergüenzas y estorbos que conlleva. Están las dudas sobre la conveniencia.


En un reciente artículo de opinión del New York Times, la doctora Jen Gunther, autora de El manifiesto de la menopausia, describe cómo durante generaciones "el valor de una mujer se medía por su capacidad reproductiva y, por extensión, por su feminidad, definida por un estándar estrecho y misógino". Las mujeres han tenido que luchar para conocer los hechos sobre la menopausia, para tomar las armas por su salud y su cordura. Hablar de las preocupaciones del cuerpo femenino a medida que envejece debería considerarse normal, no valiente".


Heather Corinna, escritora no binaria y educadora sexual cuyo libro What Fresh Hell is This: Perimenopausia, menopausia, otras indignidades y tú, lleva esta dura realidad aún más lejos. "La menopausia puede ser muy aislante", dice Corinna, "y mucho más cuando no eres cisgénero. Es estrés acumulado sobre estrés".


QUIERO DESEARLO


Para muchas mujeres menopáusicas, la disminución del deseo es el peor síntoma de todos. Madeleine, una consultora de 58 años de Massachusetts, resume este enigma: "Es una sensación extraña sentirse físicamente atraída por mi marido", dice, "que es muy guapo y maravilloso, y sin embargo no querer más sexo. ¡Quiero tener sexo! Hace dos años que no tenemos relaciones sexuales. Él es paciente y está experimentando su propio descenso de la libido a los 63 años, así que nuestra relación no está estresada por esto, ¡pero ambos estamos de acuerdo en que no queremos que nuestra vida sexual se acabe!"


Sarah Ratliff, una escritora de Nueva York que ahora vive en Puerto Rico, se sometió a una histerectomía a los 34 años y entró en la menopausia temprana, un periodo que duró diez años y que ella describe como "nada menos que un infierno". Aunque los sofocos, el dolor de pecho, las migrañas y otros síntomas acabaron por remitir, hubo un efecto secundario que se mantuvo: la pronunciada falta de libido.


"Sentí una serie de emociones", dice, "con la culpa encabezando la lista. No voy a mentir, al principio supuso una tensión increíble para mi matrimonio. Cuando mi marido y yo nos casamos, acordamos no dejar que nada ni nadie se interpusiera entre nosotros, lo que incluía la menopausia. No tiene nada que ver con lo que siento por él. Estoy tan enamorada de mi marido hoy como lo estaba hace 25 años cuando nos conocimos".


Mientras trataba con éxito el dolor de espalda crónico con cannabis, Ratliff se sorprendió al notar que ciertas cepas de hierba despertaban su deseo sexual. Fue como encontrar una preciosa veta de oro verde en un lugar que no esperaba. "Lo que he descubierto", dice, "es que sigo teniendo libido; ahora sólo hace falta una ruta diferente para aprovecharla. Y ha sido increíble descubrirlo".


DIOSA DEL SEXO VERDE


Mi propia experiencia con la menopausia y sus consecuencias sexuales fue como una caída en picado a través de las etapas del duelo. Es como si hubiera estado viviendo en un ático en el que durante años he disfrutado de todos los sabores de un delicioso bocado sensual, sólo para encontrarme de repente estrellándome a través de los siguientes pisos, cada uno de ellos un poco menos elegante y sexy, aterrizando finalmente en una mazmorra sin ventanas y sin placer de la que no había una salida aparente.


Lo que aún no entendía era que mi cociente de placer seguía estando disponible para mí, sólo que de una forma diferente.

Al principio, negaba obstinadamente que la menopausia me estuviera ocurriendo y seguía como antes. No iba a permitir que este supuesto "cambio" me impidiera disfrutar de lo que siempre había sido una fuente de placer constante y esencial. Me dije a mí misma que me sobrepondría. La mente sobre el cuerpo. Pero nada funcionaba como antes, incluido mi cerebro. En teoría, quería sentirme bien, pero me di cuenta de que a mi cuerpo no le importaba nada y, de hecho, parecía estar en guerra contra la idea, todas mis partes se volvían contra mí. Añoraba el juego libre del pasado, la facilidad, la diversión y la exploración, pero al final me vi obligada a reconocer lo que ya no podía ignorar. Mis días de frescura y despreocupación por las caídas se habían acabado, y con esta constatación llegó una gran tristeza. Lo que aún no entendía era que mi cociente de placer seguía estando disponible para mí, sólo que de una forma diferente.


Ashley Manta, una galardonada entrenadora sexual, autora de The CBD Solution: Sex: How Cannabis, CBD, and Other Plant Allies Can Improve Your Everyday Life, y se autodenomina CannaSexual®, enseña a las mujeres cómo invitar al cannabis al dormitorio para transformar sus experiencias sexuales. La idea de abrir de par en par la puerta del tocador con hierba puede ser especialmente tentadora para las mujeres que están dispuestas a todo después de un largo período de inactividad. Manta aboga por que todo el mundo reivindique su derecho a todo el espectro del placer, independientemente de la edad, la orientación sexual o la identidad de género, e insiste en que el cannabis es un poderoso aliado en este sentido.


"El cannabis puede ayudar a controlar algunas de las manifestaciones fisiológicas de la menopausia, como el insomnio, el dolor e incluso los sofocos y los sudores nocturnos", dice Manta. "Un sistema endocannabinoide equilibrado y apoyado ayuda a regular el cuerpo mientras que también es útil con los aspectos emocionales de la menopausia al combatir la irritabilidad y la ansiedad, permitiendo al consumidor sentirse más tranquilo y presente."


LA CIENCIA DEL CANNA-SEXY


¿Por qué el cannabis es una herramienta tan poderosa no sólo para aliviar la ansiedad, relajarnos y disminuir el dolor, sino también para sobrealimentar nuestra libido y subir el volumen de nuestra sensibilidad y excitación? La ciencia no se entiende del todo. Se han realizado pocos estudios que apunten definitivamente a un mecanismo biológico distinto, aunque se cree que está asociado a los sistemas endocannabinoide, opioide y de serotonina y a la regulación de las vías de placer y recompensa.


Un estudio realizado en 2017 por científicos de la República Checa descubrió que el cannabis activaba la parte del cerebro asociada a los estímulos eróticos. También en 2017, una revisión en Current Sexual Heath Reports descubrió que el cannabis tiene un efecto bidireccional o bifásico en el funcionamiento sexual: en pequeñas dosis se demostró que el cannabis aumenta la sensibilidad y la excitación, mientras que en dosis mayores tiene el resultado contrario, negativo.


Una revisión más reciente de participantes en estudios femeninos se hizo eco de este hallazgo, al igual que una amplia encuesta de 2020 sobre estudios en animales y humanos titulada "Efectos de los cannabinoides en la función sexual femenina". La conclusión de todos estos estudios es que menos es más cuando se trata de la dosis para la mejora sexual, pero se necesita más investigación.


EL PLACER DEL SEXO Y EL CANNABIS


Atrás quedaron los días en los que para encender tu propia hoguera (con un poco de ayuda de Mary Jane), tenías que conocer a alguien que conocía a alguien que tenía un primo (y entonces, las opciones eran un poco escasas, y no todas te llevaban a donde querías). Ahora hay tantos productos y variedades de cannabis en el mercado legal para elegir, que es abrumador para los nuevos usuarios saber por dónde empezar.


"Nuestra sexualidad no tiene fecha de caducidad. Aunque pueda cambiar con el tiempo, siempre es nuestra, y podemos encontrar infinitas formas de acceder a ella." - Ashley Manta

Manta recomienda que los "cannasexuales" no experimentados comiencen con un tópico destinado a este fin, ya sea una variedad de sólo CBD o una con THC en la mezcla. Aunque no hay pruebas científicas de que los cannabinoides puedan penetrar profundamente en los tejidos vaginales y aumentar la sensibilidad o la excitación, los informes anecdóticos abundan, al igual que los productos en forma de aceites, lubricantes y cremas con infusión de cannabis. Piensa en el acto sensual de masajear y lubricar como un amuse bouche, que atrae al paladar para el festín que viene.


Para un efecto más pronunciado, prueba a vaporizar o fumar flores. Si investigas un poco en Internet, encontrarás un montón de cepas muy recomendadas con nombres como Love Potion #1, Purple Panty Dropper y Voodoo, todas ellas con una reputación notoriamente desagradable (en el buen sentido). Mi variedad preferida es una variedad de la vieja escuela llamada Purple Kush. Me da la mezcla perfecta de sensaciones corporales flotantes y de cosquilleo, junto con una euforia de "vamos a empezar la fiesta". Como es lógico, mi marido es el segundo mayor fan de la Purple Kush.


Lo principal que hay que recordar al añadir cannabis a tu acoplamiento es empezar despacio. Demasiado y podrías acabar desmayada en el sofá antes incluso de quitarte las bragas. Para algunas mujeres, el cannabis puede provocar una sequedad adicional de las membranas mucosas, incluyendo el lugar donde definitivamente no quieres que eso ocurra. Un poco más de lubricante te solucionará el problema.


EL CANNABIS Y LA NUEVA LIBERACIÓN SEXUAL


Ashley Manta afirma que el cannabis puede transformar la forma en que las mujeres peri y posmenopáusicas y las personas no binarias se sienten con respecto a los cambios en sus cuerpos que vienen con el envejecimiento. Cuando se utiliza intencionadamente, esta diosa verde puede ayudar a crear un espacio para nuevas perspectivas, como "replantear los ideales patriarcales y etarras de belleza que son demasiado comunes en nuestra cultura", dice Manta.


"Podemos elegir desintoxicar nuestras mentes de los estándares irreales alimentados por los medios de comunicación y, en su lugar, priorizar el tiempo con las personas que nos hacen sentir seguras, cómodas y celebradas. Creo que las formas en que el cannabis influye positivamente en el placer pueden ayudarnos a recordar que nuestra sexualidad no tiene fecha de caducidad. Aunque pueda cambiar con el tiempo, siempre es nuestra, y podemos encontrar infinitas formas de acceder a ella."


Heather Corinna advierte contra la suposición de que el cannabis hará su magia para todos. "Si te hace más ansioso, ni hablar, obviamente", dice Corinna. "Si no puedes mantener un trabajo y consumirlo, no. Si no va bien con tu neurología u otros medicamentos o simplemente no te gusta cómo te sienta, etcétera, etcétera".


"Pero para aquellos para los que el cannabis es una buena opción, por supuesto, úsenlo. Algo que puede hacernos sentir más relajados en nuestros cuerpos - muscularmente, neurológicamente, emocionalmente - puede ayudarnos potencialmente a salir de espacios mentales deprimentes y auto-estigmatizantes. Puede ayudarnos a sentirnos capaces de, por ejemplo, movernos libremente en nuestro cuerpo en lugar de sentirnos cohibidos, a estar abiertos a explorar nuevas cosas sexualmente en un momento en el que, de otro modo, podríamos sentirnos demasiado asustados."


LISTO PARA RETOZAR


En mi caso, el cannabis me permite ir más despacio y prestar más atención a las sensaciones que experimento, a la vez que las intensifica y potencia. Sin el cannabis, me limito a seguir los pasos, y no precisamente para ganar puntos con mi marido, como diría Anne Lamott, aunque no estoy tan metida en la zona del amor como me gustaría. Con el cannabis, el resto del mundo desaparece y entro en una burbuja de champán. Mi piel se vuelve ultrasensible, con todas mis terminaciones nerviosas activas y listas para retozar.


Mi marido sí que nota la diferencia. Prácticamente corre a sujetar el vaporizador para mí. El cannabis no sólo me devuelve ese espíritu de libertad, sino que también me deja un profundo aprecio por los momentos compartidos de placer, conexión y tranquilidad. Es una medicina de espíritu vegetal que a muchos nos vendría bien, sobre todo ahora".


Sarah Ratliff está de acuerdo. "Creo que el mayor afrodisíaco para mí en esta etapa de posmenopausia es dejar de tener el control", dice. "Cuando estoy colocada, renuncio totalmente al control, lo cual es muy liberador".Mi marido sí que nota la diferencia.


Prácticamente corre a sujetar el vaporizador para mí. El cannabis no sólo me devuelve ese espíritu de libertad, sino que también me deja un profundo aprecio por los momentos compartidos de placer, conexión y tranquilidad. Es una medicina de espíritu vegetal que a muchos nos vendría bien, sobre todo ahora".


Últimamente, Ashley Manta, que está creciendo y aprendiendo, ha estado releyendo el nuevo e innovador libro de la Dra. Peggy Kleinplatz, Magnificent Sex. Dice Manta: "Después de realizar 15 años de investigación con miles de parejas que se identifican por haber tenido un sexo extraordinario, Kleinplatz destila los temas comunes en ocho componentes principales. Ninguno de ellos incluye el orgasmo, la posición o las habilidades particulares. Son cosas como la presencia, la encarnación, la vulnerabilidad, la comunicación empática... componentes que son accesibles a todas las personas de todas las edades si se toman el tiempo para practicarlos. El cannabis puede ayudar con todas estas cosas. Así que coge un poco de flor, coge este libro, ¡y vuelve a aprender todo lo que crees saber sobre el deseo!"


Ahora tengo cuatro nuevos libros en la cola sobre sexo jugoso en los últimos años, y un buen alijo de Purple Kush. Abróchate el cinturón, marido.


Melinda Misuraca es una escritora con una vida pasada como agricultora de cannabis de la vieja escuela especializada en cultivos ricos en CBD. Sus artículos han aparecido en High Times, Alternet y otras publicaciones.


FUENTES


  1. Androvicova, R., Horacek, J., Tintera, J. et al. Individual prolactin reactivity modulates response of nucleus accumbens to erotic stimuli during acute cannabis intoxication: an fMRI pilot study. Psychopharmacology 234, 1933–1943 (2017).

  2. Balon, R. Cannabis and Sexuality. Curr Sex Health Rep 9, (2017) 99–103

  3. Graziottin, Alessandra, and Sandra R. Leiblum. Biological and Psychosocial Pathophysiology of Female Sexual Dysfunction During the Menopausal Transition. The Journal of Sexual Medicine 2 (2005): 133–145

  4. Pfaus JG. Pathways of sexual desire. J Sex Med. 2009 Jun; 6(6):1506-1533

  5. Mostafa, Taymour et al. “Female Sexual Dysfunction among Menopausal Women.” Human Andrology 5.2 (2015): 23–27

MAS RECURSOS

  1. https://www.ashleymanta.com

  2. http://www.heathercorinna.com/

  3. https://womenlivingbetter.org/women-can-have-a-better-menopause-heres-how/

  4. https://joanprice.com/books/the-ultimate-guide-to-sex-after-50

  5. https://www.routledge.com/Magnificent-Sex-Lessons-from-Extraordinary-Lov…


63 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo