Buscar

TDAH: ANSIEDAD PEDIÁTRICA

¿Por qué algunos jóvenes que prueban el cannabis se convierten en consumidores diarios?


El aumento de la popularidad de la marihuana entre los jóvenes estadounidenses desde finales de la década de 1960 coincidió con un incremento de los casos diagnosticados de trastorno por déficit de atención y su variante hiperactiva, el TDAH, una enfermedad que el Dr. Tom O'Connell comparó con un "síndrome de ansiedad pediátrica". Cirujano torácico jubilado y antiguo capitán del Cuerpo Médico del Ejército de Estados Unidos, O'Connell había tratado a cientos de soldados estadounidenses heridos durante la guerra de Vietnam. Salió de su retiro en 2000 y comenzó a atender a los solicitantes de cannabis medicinal en Oakland.


A lo largo de los años, O'Connell recopiló una base de datos y analizó los patrones de consumo de seis mil pacientes. Sus hallazgos desafiarían tanto a los prohibicionistas como a los reformistas de la política de drogas, que coincidían en que los porros deberían estar prohibidos para los menores de veintiún años. "Cada parte del debate moderno sobre la marihuana se aferra a su propio cuento de hadas", escribió O'Connell en su blog. Se lamenta de que los líderes de la reforma "no tienen ni idea de nada, como los federales, y son igual de susceptibles al pensamiento doctrinario cuando se trata de la iniciación y el consumo de drogas por parte de los adolescentes".


"La necesidad de automedicar los síntomas de la angustia adolescente es mucho más importante que el simple hedonismo juvenil" - Dr. Tom O'Connell

¿Por qué algunos jóvenes que experimentan con el cannabis se convierten en consumidores diarios? ¿Son creíbles sus afirmaciones sobre el uso médico? El Dr. O'Connell descubrió que la gran mayoría de los solicitantes de marihuana medicinal ya eran consumidores crónicos antes de entrar por la puerta del dispensario. (Las personas que prueban la marihuana y tienen una experiencia desagradable generalmente no acuden a los médicos para obtener cartas de recomendación). Los fumadores cotidianos que entrevistó tenían historiales médicos y sociales notablemente similares. O'Connell determinó que la principal razón por la que los jóvenes fuman cannabis de forma habitual es porque es una forma segura y eficaz de aliviar la ansiedad y otros trastornos del estado de ánimo asociados a la inseguridad y la baja autoestima.


El consumo repetitivo de drogas suele conllevar un propósito más serio que la mera recreación, según O'Connell, quien sostiene que desde la década de 1960 los jóvenes estadounidenses han abrazado la marihuana en masa para calmar los mismos síntomas emocionales "que hicieron de los ansiolíticos, los estabilizadores del estado de ánimo y los antidepresivos los productos más lucrativos de Big Pharma." "La necesidad de automedicar los síntomas de la angustia adolescente es mucho más importante que el simple hedonismo juvenil", concluyó O'Connell.


Para los jóvenes estadounidenses, el cannabis es como la hierba gatera para un gato, un medio herbáceo poco conocido, pero no por ello menos eficaz para sortear la ansiedad ambiental y la frenética complejidad de la vida moderna. La aparición de la marihuana como droga ansiolítica de elección y su popularidad duradera entre los adolescentes tensos y los adultos ansiosos tiene sentido a la luz de la investigación científica que ha documentado la función de amortiguación del estrés del sistema endocannabinoide.


Mientras que la activación de la respuesta innata del cuerpo al estrés ("lucha o huida") es esencial para responder y adaptarse a las amenazas agudas de supervivencia, un exceso de estrés puede dañar un organismo a largo plazo al agotar el tono endocannabinoide. Un sistema endocannabinoide comprometido prepara el terreno para un gran número de síntomas de enfermedad y aumenta el riesgo de muerte prematura. Los niveles de estrés crónicamente elevados aumentan la ansiedad y aceleran significativamente la progresión de la demencia de Alzheimer. Se ha demostrado que el estrés emocional acelera la propagación del cáncer. El estrés altera la forma en que asimilamos las grasas.


A nivel celular, el estrés es la respuesta del cuerpo a cualquier cambio que le genere una demanda fisiológica. Cuando una persona está estresada, el cerebro genera cortisol y otras hormonas esteroides que, a su vez, desencadenan la liberación de compuestos naturales similares a la marihuana: anandamida y 2-AG. Estos cannabinoides endógenos se unen a los receptores celulares primordiales que restauran la homeostasis al regular a la baja la producción de las hormonas del estrés. La marihuana, un adaptógeno a base de hierbas, hace esencialmente lo mismo.


Martin A. Lee es el autor de Smoke Signals: A Social History of Marijuana - Medical, Recreational and Scientific.

27 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo